Puede pasar que en el día a día no nos demos cuenta y vayamos acumulando tensiones, que se reflejan en el cuerpo y que finalmente producen dolor, tirones o molestias. Si no se atienden a tiempo, pueden derivar en lesiones o cronificarse.

Un masaje descontracturante, como la propia palabra indica, se utiliza para relajar la musculatura y disolver las contracturas que se producen por el estrés, las malas posturas, la falta de descanso o una vida demasiado sedentaria.

Sus beneficios son:

  • Activa la circulación sanguínea y de la linfa, eliminando toxinas.
  • Relaja y ayuda a dormir bien.
  • Alivia migrañas y dolores de cabeza.